martes, 30 de septiembre de 2014

Vicente Díaz Suárez: “Hasta que no envías la primera crónica no existes”.

 Fotografía @jllpaneque


Vicente Díaz Suárez es reportero de guerra freelance. Vicente está al día de la información internacional la cuál analiza para ver que cobertura informativa se le dan a los conflictos bélicos en las diferentes partes del mundo. El objeto es poder planificar su tiempo de vacaciones o posibles periodos sin empleo y sueldo en la empresa pública donde presta sus servicios como operador montador de vídeo y plantarse en el lugar de la noticia.

Vicente lo hace por que es su pasión, nadie lo manda a una guerra, es lo que le gusta, le hace sentirse vivo y valorar lo que aquí deja. Vicente ama su profesión, además de ser una persona valiente y comprometida con la sociedad al denunciar, a través de sus imágenes, las barbaries cometidas o la doble moral de los gobiernos de los países desarrollados con la venta de materiales de asalto a estados sumidos en conflictos bélicos.

Fotografía @jllpaneque


Vicente es una persona que mira y ha mirado a la muerte a la cara sobre todo cuando hace siete años su hermano gemelo se fue para siempre en Camerún por una enfermedad tropical que no pudo frenar la profilaxis administrada antes de viajar. Esta pérdida le ha mantenido apartado durante un periodo bastante largo en el que su vida ha cambiado, pero no su compromiso. Su esposa y su hija de cuatro años son el leit-motiv para andarse con más cuidado si cabe cuando los tiros empiezan a sonar. En el último año ha estado en Siria y en Venezuela y ahora se encuentra preparando su próximo viaje a la injusticia y la desesperación en el corazón de África.



 Fotografía @jllpaneque


¿Cuál es el conflicto más complejo de los que has estado?
Siria es el más complejo. Tal y cómo se está dando la situación, Ucrania se lleva todo el protagonismo en las noticias y en todos los medios. Cada dos por tres vemos las imágenes más espectaculares de Siria, ya sabes, las explosiones como las del hotel de Alepo o el talud que se llevó a una población. Hablamos de un país que lleva en guerra casi cuatro años y que la ONU intenta recuperar. Yo creo que Alepo es la ciudad más importante que les queda a los rebeldes en el norte del país. Alepo es una ciudad asediada por las tropas de Bashar al Assad ya que es un bastión donde se concentra la industria.

Con los rebeldes en Alepo. Fotografía cedida por Vicente Díaz Suarez

¿En qué momento decides irte a Siria?
Tras siete años sin reportajear conflictos por un motivo personal, llevaba tiempo con ganas de moverme. Y fue el de Siria porque era un conflicto casi olvidado. Se habían marchado muchos periodistas y sólo quedaba de España, Javier Espinosa. Era un conflicto que perdía repercusión en la prensa escrita y en las televisiones extranjeras que yo seguía por internet y satélite. Por otro lado, no está muy lejos ya que no tenía que cruzar el charco o irte a África y también me resultaba interesante porque en otras ocasiones había estado de paso en Siria y quería ver de primera mano qué estaba pasando.
Siria también es un conflicto que puede resultar apetecible para las televisiones europeas ya que vas de freelance y por lo menos hay que rentabilizar el viaje, además de contribuir a difundir lo que pasa. Hablamos de que es un conflicto de guerra con dos bandos enfrentados, con tiros, y donde necesitas protecciones (casco, chaleco antibalas, cámara antigás...). Era volver a lo que hacía antes.

Fotografía cedida por Vicente Díaz Suarez

¿Qué periodo estuviste?
Desde junio a primeros de julio del año 2013.


¿Qué te deja más impactado cuando llegas a Siria?
Lo que siempre me deja más impactado es ver la situación en la que se encuentran los refugiados, y las familias con niños pequeños. Yo entré hacia la ciudad de Homs en lugar de hacerlo desde el Líbano ya que se hallaba cerrada esta posibilidad por hallarse bajo el poder de hezbolá (los shiitas que combaten en el Líbano a favor del régimen sirio). Me vi obligado a entrar por el norte y lo primero que te encuentras al cruzar la frontera por Kilis, que es la última localidad turca hasta Azaz, primera localidad siria y entre ambas puede haber diez o quince kilómetros con la frontera en medio, fue un extensísimo campo de refugiados, Babar Salami, y con los niños desperdigados, porque no tenía la organización de los campos de refugiados de África o de Palestina. Aquí se ve un campo improvisado, que se va creando con plásticos, con tiendas y lo poco de infraestructura que hay es porque el gobierno turco, aliado de los rebeldes, lo ha llevado allí a través de una ONG turca (IHH). Allí ves que los niños están sobreviviendo en el campo de refugiados sin apenas atención médica, sin educación, buscándose la vida aunque existe un reparto de alimentos en parte del campo una vez al día,. Suele ser arroz y te puedes imaginar los niños desnutridos, con un futuro desesperanzador en vez de tener un futuro que les de energía para conseguir algo. El futuro allí es lo que más te impacta.



 Alepo. Fotografía cedida por Vicente Díaz Suarez


¿Cómo llegas a contactar con los rebeldes?
[Se piensa sus palabras] Yo ya había estado intentando contactar y documentarme a través de otros compañeros que estaban o que habían estado allí. Estuve en contacto con Javier Espinosa, también con Miguel Aristarain, que en ese momento se encontraba en la zona de Bashar al Assad y con otra ONG con la que contacté a través de un fixer, un traductor que te buscas allí, que contraté a través de un búlgaro y que fue el que me llevó en Azaz al lugar donde ellos tienen para que te puedas mover. Una vez que cruzas la frontera tienes que acreditarte y alguien tiene que hacerse responsable de ti, y en mi caso lo hizo este señor, que era un médico de la ciudad de Damasco.



Con dos de los fixer. Fotografía cedida por Vicente Díaz Suarez

¿Qué recuerdos te trae el escuchar la palabra Siria?
Yo la esperanza de ese pueblo la vi reflejada en las imágenes que grabé de un niño de nueve años montando y desmontando un kalashnikov en menos de dos minutos y con la sonrisa de sentir el orgullo que sus mayores tenían depositado en él, que manejaba el arma con la soltura de un juguete. Es el futuro que les queda a casi toda la región porque Irán apoyan al régimen, al igual que hezbolá en Libia, con el apoyo por encima de China y Rusia, frente al otro bando en el que se encuentran todos los países occidentales y Estados Unidos apoyando a la parte rebelde, el ejército libre de Siria, no a toda la milicia de los Yabatanusas, los muyaidines extranjeros, que cuando yo estuve en Siria venían a centenares de la guerra en el magreb tras combatir en Túnez, Libia, Egipto y por supuesto continúan viniendo de Afganistán, Pakistán, Irán e Iraq.




 Con los rebeldes. Fotografía cedida por Vicente Díaz Suarez


¿Cuál es la pesadilla que tienes de Siria?
Saber que es un conflicto que no se va a acabar. Aunque el dictador Bashar al Assad consiga ganar la guerra, hará eso, ganar la guerra pero no le va a ganar a la población siria. Habrá mucha represión, habrá matanzas, pero ese problema sigue ahí larvado y la única forma de arreglarlo es con la ayuda internacional con el objeto de estabilizar el país pero no como lo han hecho en Iraq, robándoles el petróleo en lugar de pensar en la población civil. Recuerdo que a los dos o tres años de estar Iraq invadida y haber empezado la reconstrucción, una escuela en la que estuve aún tenía los cristales rotos y cerraban las ventanas con cartones y lo mismo en hospitales. Yo creo que debería hacerse más consciente.
En Siria estabamos más resguardados, por ejemplo en Alepo y  la franja que hay desde la ciudad de Alepo y la frontera no se corre tanto riesgo como en otras guerras que estás a campo abierto, en las que hay que desplazarse de una ciudad a otra. Aquí no tuvimos un mal encuentro. 



Soldados rebeldes jugando al fútbol en una guardia. Fotografía Vicente Díaz Suarez


¿Pensáste en algún momento que era el sitio donde podría empezar la III Guerra Mundial?
[Seguro y directo] No lo creo.


¿Ni siquiera en los momentos en los que no había acuerdo entre los países que conforman el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas entre los que se encuentra Rusia?

A ellos les interesa este tipo de guerras para ir probando armamento. Suelen tener a oficiales de inteligencia que les ayudan y Siria no es lo suficientemente importante, ni tiene los recursos naturales como para que llegue a escalar el conflicto hasta esa magnitud. Siria tiene una posición geoestratégica muy importante con Turquía al norte y fronteras con Iraq y el Líbano, Israel con la frontera de los Altos del Golán, Jordania.

 Fotografía @jllpaneque


¿Te viste en alguna situación de peligro real?
No en esta ocasión. No ha sido como en otras ocasiones que temes por tu vida. Aquí tienes miedo porque te vas al frente y constantemente estás escuchando el tableteo de las ametralladoras, las bombas,... pero siempre puede ocurrir algo fortuito y la bomba en lugar de caer 500 metros más allá, cae más acá y te pueda saltar una esquirla. Pero yo no viví ninguna. Afortunadamente.



¿De qué te acuerdas o en quién piensas cuando estás cubriendo una noticia?
Me acuerdo mucho de mi familia y te hace replantearte si merece la pena dejar viuda y huerfana. [...] Pero bueno, lo superas y piensas que sí, porque mi mujer me conoció hace ocho años cuando venía de haber estado en Mauritania y en Bagdad, haciendo lo que me gustaba. Hay momentos en los que te vienes un poco abajo, pero tratas de animarte y luego te vienes arriba.



 Fotografía @jllpaneque


Tu hija es aún pequeña pero ¿cómo lleva separarse de su padre durante uno o dos meses?
Sí es pequeña. Cumplió los cuatro años hace un par de meses. En el último viaje realizado a Venezuela sí preguntaba por mí. Ahora gracias a las nuevas tecnologías con el programa Skype al menos dos o tres veces a la semana, dependiendo de las comunicaciones, te ve y la ves y eso también acerca bastante y ayuda. Te alegras de poder verla y cuando acabas es como cuando estás jugando y no quieres que se te acabe la partida, quieres más y es cuando te viene un poco de morriña.


Y tú, ¿cómo llevas dejar aquí a la familia?
El resto de mi familia ya tiene que estar curada de espanto. A mi madre siempre se lo hemos ocultado por razones obvias, pero en general bien porque los periodos no suelen superar el mes, la última vez fueron tres semanas. En ese tiempo te vienes con más fuerza y más ganas de sentir a los tuyos. Aprecias el lugar donde vivimos, porque muchas veces tu vida depende de que vivas 500 kilómetros más al norte o al sur, te condiciona mucho y te hace apreciar el vivir aquí, aunque tengas todos estos problemas políticos, económicos y sociales... sí, lo aprecias más. 



 Fotografía @jllpaneque


¿Qué te dice tu esposa cuando le planteas otro viaje a otro conflicto bélico?
[Directo] Que lo tengo que negociar con ella. [Risas]



¿Son duras las negociaciones? Imagino que cada vez más.
Sobre todo ahora en este periodo que acabo de volver y tampoco está tan rentabilizado el viaje y eso es un argumento con el que trata de convencerme, diciéndome que  “no me merece la pena, que ya tengo mi trabajo en Canal Sur”. Realmente tampoco es tan rentable económicamente si te estás arriesgando la vida. No merece la pena pero yo me defiendo diciendo que nunca he hecho ésto por dinero. Evidentemente no voy a negar que el día que pueda ganar una cantidad más elevada no vaya a decir que no, sobre todo porque suele llevar consigo la posibilidad de publicar y de dar un reconocimiento a lo que haces.
También le he dicho que debo de tener un periodo de dos años desde que he vuelto otra para volver a estar en el mercado como hace siete u ocho años. Realmente las condiciones de las televisiones son bastante duras y hay que seguir apostando.


¿A quién le vendes las imágenes?
Soy un mercenario.




  Fraternizando con los rebeldes. Fotografía cedida por Vicente Díaz Suarez


¿Cómo te organizas?
[...] Tienes que buscarte los contactos con los jefes de internacional de las diferentes televisiones. Ahora es un poco más fácil ya que Telecinco y Cuatro son de Mediaset y La Sexta y Antena 3 tienen la producción por separado. A esas televisiones les envías un correo tras analizar quién está y quién no en los diferentes conflictos. Por ejemplo, El Mundo tiene un colaborador en Venezuela. En este caso les informas que estás allí y si te vas a mover a un sitio alejado de la capital. [...] Sondeas los medios de comunicación y les envías tu correo, tu número de teléfono de satélite y tus datos comunicando el tiempo que vas a estar allí. Cuando llegas lo dices y también vas ofertando lo que tienes. También otra opción es acercarte a las agencias de información que hay allí como  Reuters o APTN. Yo he hecho eso en zonas de conflicto cuando tienes imágenes bastante impactantes para ellos y allí sobre el terreno acuerdas el precio de las imágenes el cual suele estar entre los 300 y los 800 dólares.


¿Cómo haces llegar las imágenes a las televisiones nacionales?
Con todo el mundo ya por FTP a través de internet, por We Transfer. Es lo más cómodo. Realmente creo que lo más positivo que ha aportado esta revolución tecnológica, es que ha miniaturizado todo como las cámaras, los ordenadores, las baterías, las tarjetas de memoria y la posibilidad que tienes para enviar, que lo puedes hacer a través de un teléfono satélite o con una conexión a internet más o menos rápida. Con una dirección puedes enviar a cualquier parte del mundo. Al enviar intentas que no pese mucho, que tenga calidad como para que sea emitible y ya está.



Con uno de los fixer en Alepo. Fotografía cedida por Vicente Díaz Suarez


¿Cuál es el último conflicto en el que has estado?
Venezuela. Es casi una guerra porque en diferentes sitios de Venezuela las imágenes son de guerra. Enfrentamiento de guerra civil.



¿Cómo viste el ambiente en la calle?
Muy crispado. Venezuela tiene la peculiaridad de que los que se manifiestan es la clase media alta, la clase pudiente a diferencia de otros países en los que se manifiestan los trabajadores, la gente humilde que se manifiesta en demanda de la aplicación de sus derechos [...], y aquí se manifiestan los que se pueden permitir estudiar, enfrentados a las clases más pobres y trabajadoras. El problema allí en Venezuela es que todo el mundo está armado. En cualquier casa puedes encontrar un arma y la actitud de Maduro, en lugar de negociar y tratar de democratizar un poco la “república” que ellos consideran democrática, aunque esté tomando tintes de dictadura, lo cuál hace que aumente la crispación y los enfrentamientos.
Cualquier día en una barricada, las guarimbas, ya que el gobierno ha armado a la población civil de los barrios y de las chabolas, algo que ocurra de manera fortuita se va a convertir en el desencadenante de algo mayor como una guerra civil.


¿Cuál es próximo lugar al que te vas?
Si todo va bien a la República Centroafricana. Ahí sí es todo más complicado. Sería a principios de julio. Aunque la experiencia me ha enseñado que los viajes se funden a negro en un momento. En ocasiones tienes la intención de irte, te vacunas, logras el visado pero hasta que no estás allí y envías la primera crónica no existes para nadie. Lo siento y lo digo. No sólo tienes que llegar y estar allí,... y llegar vivo, poderte acomodar, que no te roben, que no te secuestren, que te puedas duchar,... pues además tienes que enviar una primera crónica sino no existes para nadie excepto para tus amigos y familia.

 Fotografía @jllpaneque


¿Qué precauciones se toman para un viaje de este tipo?
Las mínimas además de las vacunas. Establecer contactos. Yo en este caso lo tengo con Médicos Sin Fronteras que se tuvieron que marchar de allí ya que los legionarios franceses y los paracaidistas los dejaron viendo lo que les venía encima. Estuvieron cuatro o cinco días escondidos sin que sus familias supieran de ellos, huyendo de poblado en poblado. Tienes que conocer la situación desde dentro, no a través de los periódicos. Comunicándote a través de correos con gente que esté allí y que ellos te orienten de cómo lo puedes hacer.
La misma llegada al aeropuerto, si das un pequeño soborno te puede facilitar las cosas a la hora de salir del aeropuerto. [...] Mi intención en este viaje es reunirme con los soldados españoles que salen en unos días para ayudar al ejército francés en labores de vigilancia y de formación del nuevo ejército de la República Centroafricana.
Por otro lado están las protecciones individuales; el casco, la máscara antigás y el chaleco,... por supuesto.


Supongo que al igual que tu Panasonic, estos elementos forman parte de tu equipaje. ¿Qué te dicen al cruzar las fronteras o en los controles de aduanas?
Normalmente te lo abren y te lo miran cuando pasas el escáner del avión, siempre que no factures, aunque en países como Venezuela o Turquía se le pasa el escáner a la salida de las maletas y te hacen abrirla y dar explicaciones de a lo que vienes.


¿Dónde has tenido más dificultades y dónde más facilidades para desarrollar tu trabajo?
En casi todos los sitios por igual.


¿Igual de difícil?
Hay veces que las autoridades sí te permiten un poco más en el paso de una frontera, pero son avatares del viaje; que te pongan impedimentos, que quieran una mordida,... eso va en el oficio. El trabajar allí siempre cuesta bastante porque siempre te miran como un extranjero  y parece que eres un dólar viviente, que vienes con dinero y además desde hace un tiempo los freelance no vamos como las televisiones japonesas o americanas en las que van con más equipo y con un presupuesto que no es el que disponemos nosotros. Lo puedes tener más difícil pero siempre tienes que hacer un acercamiento y conocer a la gente con la que vas y estar con ellos, porque lo que te queda es convivir con ellos ya que para ir al frente de guerra no puedes hacerlo solo. Tienes que hacerlo con gente y establecer una relación en la que compartes un cigarrillo, intentas comunicarte, cambias tu cámara por su fusil para hacerte una foto, muestras fotos de tu familia,... en definitiva hacerte amigo para tener empatía.
De todas formas cuando empiezan a sonar los tiros cada uno se preocupa de sí mismo. Nunca es como en las películas en las que alguien sale de donde está para salvarte,... yo eso no lo he visto. Cuando empiezan los problemas al que le toque le tocó y tú te encoges [...].



 Fraternizando con los rebeldes. Fotografía cedida por Vicente Díaz Suarez

¿Quieres aportar algo más?
Me gustaría reivindicar el oficio de reportero ya que cada vez se está perdiendo más. Cada vez hay menos sitios donde puedas trabajar, ya sea a nivel fotográfico, como cámara, sonidista, operador de vídeo, prensa escrita o producción. Para mí todos son reporteros si van a cubrir la noticia. […] Si hubiera más reporteros contando lo que pasa en los puntos calientes del planeta; en América latina, en África, en Asia; estaríamos todos mucho mejor enterados de lo que va ocurriendo en cada rincón.
En Siria confluían factores internacionales. Confluyen otros países que están interviniendo de una manera u otra en el conflicto. Hay muertos, mueren niños, mueren jóvenes, atacan ciudades,… No hay un interés en aplacar esa guerra.
Tiene que haber más reporteros que denuncien, que vayan en contra de lo establecido. Yo me planteé muchas veces si me iba a Ucrania o Venezuela. Me decidí por Venezuela por la cantidad de reporteros y medios que había en Ucrania.


Diríamos que al haber más puntos de vista, ¿sería más difícil la manipulación tendenciosa de la información?
Evidentemente, Son ojos indiscretos. Y está claro que uno de Al Jazeera no va a contar la guerra igual que yo. Cada uno tiene su visión. Es mejor que haya una información plural donde cada uno vaya escogiendo lo que más le guste y se vaya formando su propia opinión.


¿Cómo se acaba una guerra?
Desde luego si sigues dando armamento bajo cuerda y se les sigue financiando la guerra, no va acabar nunca. En el momento en que cortes el suministro, quizás no se agoten las municiones, pero se agota el dinero para comprar gasoil para poderse moverse y no poder hacer la ronda de defensa de esa frontera. Tampoco vendiendo armamento a Marruecos ya que evidentemente van a machacar a los saharauis, no te quepa la menor duda. En este último viaje de Venezuela vimos en los periódicos que España había suspendido la venta de material antidisturbios a este país. Yo grabé los botes de humo y material antidisturbios fabricados en Alemania, Brasil o Argentina. Eso es lo que hay que denunciar y que cada uno saque su conclusión.


¿Estamos hablando de la doble moral que puede llegar a tener el gobierno de un país?
Son divisas, puestos de trabajo,… Otro ejemplo son las concertinas. Hay empresas que en lugar de hacer este tipo de alambre podrían fabricar otro tipo de alambre para que no se escape el ganado. ¿No? 


    Soldado rebelde jugando al fútbol en una guardia. Fotografía Vicente Díaz Suarez

 

12 comentarios:

  1. Me admira el valor de los reporteros y la pena de la manipulación de la información por culpa de no estar cubierta por ellos en algunos países, ellos son los que obligan a los regímenes a abordar la situación tal como es y hacer ver la triste realidad sin tapujos.
    El empeño de algunos por ganar la guerra, como bien dice Vicente, no va unido a la de ganarse a la población que en definitiva, es lo que realmente importa.
    Me quedo con la reflexión "hay que conocer la situación desde dentro y no por los periódicos".
    JpbA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como siempre gracias por comentar Pepe. Gracias también por valorar el trabajo de Vicente y poner en alza la labor periodística.

      Eliminar
  2. Siempre es admirable, pero en este caso más aun, porque se ve q realmente es una vocación, y nada fácil debe ser teniendo familia... mucha información aportáis, lo cual es muy interesante... enhorabuena jose luis... me ha quedado pendiente saber lo q opina este reportero sobre la actitud si pasiva o activa qdebe tomar un reportero ante una tragedia... o sea, si él está tomando una foto, y ve q le van a pegar un tiro a un niño, suelta la cámara y salva al niño? o él solo está ahí para enseñar al mundo lo q está pasando allì y concienciarnos a todos? Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Migue por tus palabras de ánimo.
      Buena reflexión que dejas encima de la mesa.
      Particularmente pienso que en principio cada uno según su conciencia actuaría de una forma u otra pero supongo que habría que verse en esa situación para saber cómo reaccionaríamos.
      Complejo. Salud

      Eliminar
  3. Es de verdadera vocación lo que hace Vicente por tenernos informados de lo que pasa en guerra y encima con tantos problemas politicos , es de admirar, pero esto se tiene que llevar en la sangre.Gracias por tenernos informados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias madre por tu comentario. ¿Imaginas que te hubiera dicho que lo llevo en la sangre?. Un beso

      Eliminar
  4. Me quedo con una frase " A ellos les interesa este tipo de guerras para ir probando armamento. " que entiendo que resume el por qué y el para qué de las guerras, y por supuesto que nada tienen que ver con el interés ciudadano.
    Completamente de acuerdo con Vicente en que en la pluralidad de la información está la veracidad.
    Mi admiración por su trabajo.
    Muy buena entrevista

    P.D. Migue acaba de abrir un debate que yo siempre me he planteado también.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Elba. Muchas cosas se han puesto de manifiesto en esta entrevista. La doble moral en la venta de armamento, la falta de pluralidad informativa,... y claro está, el debate moral del profesional. Salud

      Eliminar
  5. Lo que tiene que ser duro, es ver como se manipula una información por la que arriesgas la vida. ¿Tiene, el periodista, algún control sobre la información o las imágenes una vez que las cede/vende?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias José María por tus palabras. Desde luego tiene que darte dos patadas en el estómago.
      Cuando tú envías una crónica cerrada suelen respetarla pero en ocasiones cuando sólo envías imágenes, la guerra la terminan contando desde la redacción de los periódicos o televisiones.

      Eliminar
  6. Llego derrapando a comentar esta entrada; no he podido leerla entera hasta esta tarde. Sólo darte la enhorabuena por esta entrevista tan completa, y a Vicente por sus repuestas y su valentía.

    Besos.
    egg.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Egg. Nunca es tarde. Eso es lo bueno de esta hemeroteca permanente que es la red. Gracias por tus palabras. Salud

      Eliminar