miércoles, 23 de enero de 2013

Rafa Vega. "Se puede"



Escucha la entrevista completa


Que los sueños se cumplen es para Rafa Vega mucho más que una frase de esperanza, es una realidad que un día se planteó al ver cómo se acercaban a la meta de la maratón de Nueva York los corredores exhaustos en el último kilómetro. Pero la satisfacción en sus caras por haber logrado su sueño fue el desencadenante que le hizo plantearse que él también quería verse algún día cumpliendo ese deseo que pidió en una de esas avenidas neoyorkinas de las que Woody Allen retrata en sus películas y que con el paso del tiempo han llegado a ser como tan familiares para él, como las calles de su Guadix natal o de su Sevilla de adopción.
 
¿Por qué tomas la decisión de estudiar periodismo?
[Muy seguro] Lo tenía claro desde pequeño, no sé el porqué. Era una vocación que tenía, surgió y siempre he querido ser periodista. O sea, que no es que en algún momento tuviese alguna duda de decir hago una cosa, hago la otra. Desde pequeño me gustaba,… me gustaba contar cosas, me gusta mucho el deporte, lo veía por televisión.

¿En qué momento descubres que el periodismo deportivo es la mejor opción para tu orientación profesional?
[Irónicamente y entre risas] Bueno yo creo que todavía no tengo claro de que sea la mejor opción.
Pero bueno, eso,… desde pequeño,… lo tenía claro,… quería ser periodista, para ello tuve que hacer un esfuerzo, que fue el de dejar mi casa, dejar a mi familia, venirme a Sevilla, cambiar un poco de vida, pero realmente era lo que me apetecía y por suerte, pues, las cosas han ido bien y el tiempo me ha dado la razón. [...] Ejercer mi oficio y ganarme la vida con ello, que no es fácil en estos tiempos.

Tu otra pasión es correr, ¿Cómo te pica el gusanillo para plantearte correr una maratón? ¿Porqué la de Nueva York?
Puff, [Entre risas] Aquello fue una locura porque yo en la vida había corrido y prácticamente no era de los que hiciese más deporte. Hacía lo típico con mis amigos, jugaba al fútbol o cuando fue la fiebre del pádel, también, pero correr,… de vez en cuando intentaba salir por mi barrio con algún amigo,… pero vamos,… quince minutos o veinte minutos, lo típico. Y en 2007, pues surge la opción de ir a Nueva York, nos coincide con la maratón y aquel viaje fue como algo así,… iniciático, el descubrir allí, todos lo habíamos visto por televisión, pero son imágenes como muy ideales, pero el descubrir allí la maratón [hace una pausa como recordando]. Yo recuerdo que estuve en una zona que estaba como a un kilómetro para la meta y el ver tantas historias que transportaba la gente que llegaba a ese punto, el ver en sus caras ese dolor, pero también esa satisfacción de conseguir algo que para mi parecía como inalcanzable,… y
sobre todo el que era gente muy diferente. Yo tenía el concepto de maratoniano y creo que mucha gente también, como el de un superhombre, como el de una persona inalcanzable, pero bueno después de eso me puse a correr, y bueno, requiere de mucha fuerza de voluntad, pero el maratón está al alcance de cualquiera, siempre y cuando entrene, no de cualquiera que decida hacer un maratón y ya está, sino entrenando.

En tu libro "Sísepuede" cuentas tu evolución y entrenamientos hasta llegar a cumplir ese sueño. ¿Por qué querías narrarlo?
Yo llevo en la venas el querer contar las cosas, me encanta, lo que me pasa o lo que veo alrededor contarlo, no quedármelo dentro de mí. Y en la preparación de la primera maratón, empecé a correr, salí a entrenar, me iban pasando muchas cosas por la cabeza, de mis sensaciones, de cómo me encontraba, y yo lo típico, tenía una planilla, un cuadrante donde iba apuntando los kilómetros que hacía, iba apuntando las pulsaciones, pero al lado tenía un cuadro un poco más grande que eran observaciones y al principio escribía tres o cuatro palabras, luego esas palabras se fueron convirtiendo en líneas, conforme iba entrenando iba pensando qué iba a escribir ahí, y poco a poco, poco a poco, lo que al principio era un breve comentario, se fue convirtiendo en que pasaba horas delante del ordenador escribiendo, pero sin pensar en que eso fuese a convertirse en un libro.




¿Cuántas veces has repetido la experiencia maratoniana en Nueva York? ¿Y en qué otras ciudades del mundo? ¿Cuáles?
Pues
en Nueva York han sido cuatro veces, ahora voy a por la quinta, el 4 de noviembre, y la verdad es que,… me sentiría raro porque desde que fui en 2006 a Nueva York, [...] además de Nueva York he corrido dos veces en Sevilla y acabo de venir de Berlín, de correr allí también. Y me encantaría, que es un proyecto que tengo en la cabeza, que es correr las cinco maratones grandes en el mismo año, que son Boston, Londres, Berlín, Chicago y Nueva York. Eso sería la bomba.




¿Se siente uno más arropado cuando lleva un patrocinador?

Hombre, [pensándoselo aunque asintiendo] está claro que ir a un sitio como Nueva York, con lo que cuesta el viaje, el billete de avión, la propia inscripción, que no es fácil conseguirla para la maratón de Nueva York, no es fácil, es complicado, de esa manera, no somos supermillonarios, necesitamos un respaldo y en este caso pues, para la edición de este año surgió la posibilidad de que Dental Company, que es una empresa de clínicas dentales, a ellos les gustó el proyecto solidario que les planteé, y se han metido de lleno y gracias a ello es a lo que yo voy este año a Nueva York. [...] Yo tengo la suerte que otra gente no tiene, que es que, aparezco en televisión, entonces esa ayuda que dan las empresas pues, la puedes de alguna manera devolver pues, tanto con el seguimiento que tú tienes en redes sociales.


©Fotografía: José Luis L. Paneque

¿Qué mitos o referentes has tenido a nivel deportivo? ¿Y a nivel profesional?

Pues
a nivel deportivo, yo de pequeño era muy, muy, muy de Miguel Induráin. [...] Mis padres se quedaban dormidos durmiendo la siesta,… mis amigos se bajaban a la playa y yo me quedaba viendo el Tour de Francia, y cuando acababa la etapa me bajaba a la playa y todos me preguntaban y yo les contaba cómo había sido. [...] Ahora tengo otros, algún otro referente, ahora tengo a Rafa Nadal, me parece una figura bastante importante a la hora de seguir, no sólo a nivel deportivo, sino a nivel personal, yo creo que es un deportista que reconoce que su faceta está más allá que del deporte y es un buen ejemplo. Y en el periodismo, pues bueno, he tenido mucha gente en la que fijarme. Me gusta mucho por ejemplo Iñaki Gabilondo, me gusta su manera de hacer las cosas y en televisión pues para mí un modelo que está super, super arriba, es Matías Prats.


¿Qué otros deportes practicas? ¿Cuál te ha dado más satisfacciones?

[Sonriendo] Entrenando para maratón no tengo tiempo para hacer otros deportes. Y además he tenido malas experiencias, desde que corro, preparando maratones y compatibilizarlo con otros deportes. Yo antes hacía pádel, pero muscularmente es totalmente distinto, me centré en la maratón y bueno, las épocas del año que no hago maratones, que es entre febrero y septiembre, empecé a practicar el triatlón, y me gustó mucho, es muy divertido, tanto la preparación como la propia prueba. Y además es un deporte muy completo que requiere que seas un deportista completo, que seas muy sacrificado que muchas cosas bien estructuradas, bien organizadas, y bueno, desde entonces triatlón y maratón.

¿Merece la pena tanto sufrimiento?

[Convencido y convincente] Totalmente, totalmente. Yo no lo cambiaría por nada, ahora de hecho esta primavera la he pasado un poco mal, con lesiones, no he podido entrenar como a mí me gusta y te sientes que te falta algo. El día que entrenas,… el correr te da una sensación y aparte hay estudios que así lo refrendan, que hay una especie de sustancia que tu cuerpo genera y que es adictiva. Cuando pones tu cuerpo al máximo esfuerzo es cuando tú realmente te sientes bien.




Con la bicicleta has tenido la oportunidad de enfrentarte a una de las pruebas más duras de este deporte, la "Titan Desert". Cuéntame tu experiencia.

[Sonriendo] Una vez que corres maratones, en la primera te planteas el objetivo de llegar, en la segunda ya quieres mejorar tu marca, vas elevando el listón, y bueno, después de haber corrido seis maratones, pues dije, vamos a buscar otra cosa. El año pasado estuve preparando el Desafío Doñana, que es un triatlón de larga distancia y por cuestiones de trabajo no lo pude hacer, después de estar todo el verano entrenado y quería hacer algo gordo. Surgió el tema de la Titan Desert con un equipo, con varios ciclistas profesionales, como Alberto Benítez, que ha corrido el Tour de Francia. José Manuel Moreno, que fue campeón olímpico de ciclismo en pista en Barcelona 92. Me lo plantearon para llevarme a mí como novato, como ruky, y yo, bueno, a mí me va la marcha, les dije que sí. Y fue una experiencia muy dura, pero también muy bonita a la vez para darte cuenta de hasta donde puedes llegar. Eran seis etapas, yo sólo pude hacer dos. Mi cuerpo no dio para más, tampoco entrené lo suficiente. Pero bueno, te das cuenta de donde está tu límite. [Reflexivo] Pero para mí, lo positivo fue el haber estado esas dos etapas allí, el haber estado en el desierto, el sentirte parte de un todo en mitad de la nada. Deportivamente y también personalmente sirve para crecer mucho.

A la vez que participabas como competidor, hacías de cronista. ¿Te resultó más empático el soportar las penurias esta prueba para después trasmitirlo a la opinión pública?

[Seguro, asintiendo con la cabeza] Por supuesto, ahora ya no sólo en la Titan Desert, si no en cualquier disciplina, pues como que sientes,… eso que tú dices, esa empatía, no es condescendencia, pero sí un poco, ese sentimiento de decir, es que lo que estáis haciendo es realmente duro. No podemos valorar a un deportista en función de si consigue o no consigue el objetivo. Creo que la prensa en España somos muy resultadistas, somos muy de corto plazo y no valoramos el trabajo que hace, ya no digo el fútbol que está mediáticamente muy focalizado, sino también otro deporte, el que solamente vemos al deportista en su momento estelar del año, tipo Mundial de Atletismo, Juegos Olímpicos, y lo valoramos en función de si consigue una medalla o no la consigue, pero detrás de eso hay un trabajo importante y yo que lo hago a mi nivel y no al de ellos, pues, siempre dices bueno, [gesticulando reflexivo] eso hay que valorarlo también.

A diferencia de Paco Umbral, sé que no has venido para hablar de tu libro, pero a mí me gustaría saber ¿En qué proyectos narrativos andas? ¿De que hablas en esta nueva obra? ¿Cuándo verán tus letras la luz?

Estoy con una historia que está relacionada con la maratón. Y bueno, lo que vamos a tratar ahora es de compartir historias de gente, tanto de leyendas del atletismo, como de personas de pie, que han vivido experiencias gordas en maratón. Es un proyecto que está relacionado con la lucha contra el cáncer, con el proyecto solidario de Nueva York, entonces, lo que queremos demostrar, es que la gente es capaz de plantearse un objetivo y de superarlo. Tanto en maratones, como en esa batalla contra el cáncer. Eso por una parte, pero también estoy un poco cansado es escribir siempre del mono tema, maratón, maratón, maratón,… [sonriendo] y empecé a bucear un poquito en el mundo de la ficción, he estado recibiendo algunos cursos, y bueno, ya estoy escribiendo cositas de una historia que me apetece mucho compartir, relacionada con Nueva York, que es para mí, la ciudad de mis sueños. Y bueno, estoy trabajando también en ella a la vez que sigo con el libro del maratón, igual una adelanta a la otra, y llega antes. Pero bueno, es bonito poder escribir y compartirlo con la gente.
[Al ser encuestado nuevamente por la fecha] Bueno, el libro del maratón tiene que estar ya,.. al caer, porque lo quería para Navidad, [riendo] pero viendo tal y como están las cosas, no sé, si tardará tiempo.


©Fotografía: José Luis L. Paneque

¿Cómo ves el momento actual que está viviendo la profesión?
[Riéndose] Realmente complicado, y yo creo que realmente no hemos tomado conciencia de la parte vital que debe tener el periodismo en la democracia. Creo que se nos ha ido un poquito de las manos. Ahora gracias a internet y a las redes sociales por cualquier lado puedes hacer entre comillas la labor de un periodista. Pero no debemos olvidar que el periodismo es algo, mucho más que alguien que se ponga delante de una pantalla de ordenador y escriba algo y lo difunda. Entonces, con eso hay que tener cuidado. Y luego también hay que tener cuidado con todos los medios de comunicación que se están cerrando a nivel empresarial, es un momento difícil pero yo creo que las compañías deben tener conciencia de que sin el periodismo no hay democracia y que es fundamental que haya una amplia variedad. Todos los medios de comunicación que están cayendo, pues, estamos tendiendo a que haya muy pocos medios, de una ideología muy clara, y también apoyados por grupos mediáticos importantes y yo creo que eso es peligroso. Yo creo que nos da libertad es el poder contar las cosas desde diferentes prismas y el que la gente pueda escuchar esas diferentes verdades que hay. O sea, de un hecho desde los distintos puntos de vista que lo podamos contar cada uno.

Si no hubieras sido periodista ¿Habrías sido deportista o esta afición te llegó más tarde?
En mi biografía en el twitter, pongo que soy corredor que en mis ratos libres hago televisión o al revés, porque hay días a los que le dedico al entrenamiento, ya no solo a la actividad física en sí, sino a preparar, a hacer la planificación, a los estiramientos, a todo eso, casi le dedicas más tiempo que a tu propio trabajo. A mí, un sueño que yo tengo,… sería dedicarme a las dos cosas por igual pero para la difusión, para la difusión del deporte. O sea, hacer deporte y contarlo a la vez. Por ejemplo con el proyecto que yo te decía antes de las cinco maratones. Hacer esas cinco maratones pero a la vez ir siempre acompañado de la cámara. Lo que estás es transmitiendo unos valores, transmitiendo una capacidad de superación de una persona en concreto. Que todos la tenemos pero el hecho de que aparezcas en televisión la gente te tiene un poco más en consideración y poder transmitir,... eso me encantaría.

Los corredores suelen ser bastante solitarios a la hora de prepararse. ¿Te encuadras en ese perfil o tienes predilección por hacerlo acompañado?
Yo normalmente he corrido solo, aunque este verano por todos los problemas que he tenido de lesiones y todo eso, pues siempre he buscado gente para poder estar con ellos. Corriendo con alguien pues como que te evades de ese dolor, te evades de las molestias. Pero a mí normalmente me gusta correr solo. Por varios motivos. Primero porque te marcas un ritmo y vas constante con ese ritmo y fundamentalmente porque es un rato, que es para mí. Es el momento del día que es para mí, o para pensar, poner en orden tu cabeza, cosas del trabajo, proyectos, cosas de tu familia, cosas de tu casa. O simplemente para no pensar en nada. También el correr te permite simplemente estar escuchando a tu cuerpo, estar pendiente de tus pulsaciones, pendiente de tu ritmo y te evades y es una hora en la que no tienes nada en la cabeza y también viene bien. O sea que,… sobretodo me gusta correr solo.

Con tu libro "sí se puede" muchos profanos al mundo del maratón se han planteado comenzar a correr, pero ¿Cómo transmitirías en un tuit todo ese ánimo y ganas?
Tenemos 140 caracteres ¿no? [Sonríe tras mi afirmación]. Sísepuede, así de simple y así de corto. Creo que Sísepuede es una palabra que tiene la suficiente fuerza. Es muy impersonal, no es, yo sí puedo, no Sísepuede, cualquiera puede. Yo hace cinco años no corría ni más de veinte minutos seguidos y ahora es que no puedo pasar un día entero, no puedo pasar un día de la semana sin correr. El planteamiento es marcarte un objetivo, tenerlo en la cabeza y luchar por él. Pero tanto para correr como para cualquier otra cosa en la vida. Imposible no hay nada, o sea que Sísepuede
.



¿Cuál es tu próximo sueño?
Tengo un par de proyectos que son ese de las cinco meyer en un año, que tienen cierta dificultad porque entre dos de ellas hay solo una semana. Entre Boston y Londres tan solo hay siete días. Pero bueno son solo cinco maratones. Este año voy a hacer tres, sabes lo que te digo. Ese sería uno y otro [con ilusión] pero ese sí que sería gordísimo, sería para dejar de trabajar. Sería hacer doce maratones en doce meses. Para eso tienes que estar muy, muy preparado, físicamente y [riendo] económicamente, porque es dejarlo todo y dedicarte a eso. Es hacer doce maratones en doce ciudades del mundo distintos continentes, distintos tipos de gente. Un poco también para difundir la diversidad, para difundir la igualdad, para difundir que bueno, que somos distintos pero que cuando te pones un dorsal y te pones unas zapatillas, todos somos iguales. Eso es muy bonito de hacer, pero hay que tener los pies en el suelo pero, pensar que Sísepuede y luchar mucho para conseguirlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario